Viviendo con mi ex

By | 28/08/2013

A pesar de que Viviendo con mi ex, pudiera presentarse ante nosotros como la típica comedia romántica, una vez que se la ve es posible darse cuenta de que dista mucho de serlo. Y mientras que esto tal vez recaerá en decepción para quienes son asiduos al género, para otros resultará una agradable sorpresa el no tener que lidiar con la misma trama de siempre.Viviendo con mi ex

Efectivamente tiene sus momentos de comedia, que en conjunto con varias escenas que bien podrían calificarse de drama, hacen de Viviendo con mi ex un filme ligero e interesante.

La historia se abre mostrándonos la idílica relación de Gary y Brooke, una pareja interpretada por Jennifer Aniston y Vince Vaughn. Pero como es de suponerse, después de un tiempo juntos las diferencias no tardarán en presentarse, haciendo que decidan ponerle fin al romance. Y como tardarán algún tiempo en vender la casa que habitan juntos, lo que sigue será un suceso de situaciones tan graciosas como melodramáticas.

Hemos de decir que el elemento del drama de hecho, se encuentra más presente y es mucho más real de lo que se puede observar en otros filmes románticos. No es que se quede en el simple malentendido que amenaza con separar a los protagonistas para siempre, pues ellos ya lo han decidido así.

Se trata de algo más cotidiano, con lo cual el espectador se puede identificar. Esas peleas de pareja irreconciliables que más de uno debe conocer a la perfección y que hace que podamos entender a los personajes, más allá de simplemente, pasar un buen rato mirando una cinta. Quizá esa sea la mayor virtud de Viviendo con mi ex.

Fácil de digerir, con un final que posiblemente no dejará del todo satisfechas a algunas personas, mientras que para otras resultará de lo más lógico. En definitiva, una opción interesante para mirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *